La figura del Asistente Personal del decreto de Dependencia, un nicho de trabajo para los fisioterapeutas

La actual Ley de Dependencia y la modificación que está preparando la Conselleria de Igualdad, recoge la figura del Asistente Personal y la de la Persona Profesional de Asistencia Terapéutica Infantil (PATI)  permitiendo a las personas con discapacidad solicitar una prestación económica para contratar a profesionales colegiados con el objetivo de facilitarles una mayor autonomía. Unas figuras que abren un campo laboral para los fisioterapeutas, al tiempo que suponen la mejor vía para una atención calidad a las personas dependientes. 

La figura del Asistente Personal del decreto de Dependencia, un nicho de trabajo para los fisioterapeutas

La figura del Asistente Personal y la de la Persona Profesional de Asistencia Terapéutica Infantil (PATI) forman parte del catálogo de recursos y prestaciones del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Comunidad Valenciana y puede ser solicitadas por cualquier persona con dependencia de Grado I, II o III reconocida por la Conselleria menor de 65 años. 

Pese a ser una de las mejores opciones para las personas con discapacidad o para sus familias porque abre la puerta a ser atendidas siempre por profesionales colegiados es de las menos conocidas.

La figura de Asistente Personal es para personas de entre 18 y 64 años y la de la Persona Profesional de Asistencia Terapéutica Infantil (PATI) para menores de 18 años.

El objetivo es facilitar una mayor independencia a la persona beneficiaria mediante el acceso a la educación o al trabajo, o bien posibilitar una mayor autonomía en el ejercicio de las actividades básicas de la vida diaria, su inclusión y participación en la comunidad. 

Para ello, los beneficiarios reciben una prestación económica con un marcado carácter inclusivo que les permite la contratación de un profesional durante un número de horas para que les facilite una atención personalizada orientada a la integración educativa, formativa, laboral y social dentro de un proyecto de vida independiente.

Entre las titulaciones sanitarias que pueden ejercer como Asistente Personal de personas en situación de dependencia se encuentra la de Fisioterapia, lo que sin duda, supone un nicho laboral importante para el colectivo.  

Nueva futura asociación 

Pese a ser un gran recurso para la persona dependiente, ya que le ayuda a seguir viviendo en su entorno con la mayor autonomía, es muy poco conocido. Por ello, un grupo de profesionales y familiares de personas dependientes están trabajando en la creación de una Asociación con el objetivo de ayudar a las familias y a las personas con discapacidad a gestionar la solicitud para acceder a este servicio.

En esta línea, ese grupo de trabajo, entre los que se encuentra una colegiada del ICOFCV fisioterapeuta y madre de una niña con discapacidad grave, afirma que van a solicitar a la Conselleria de Igualdad que no modifique la norma actual ya que asegura que el proyecto del nuevo decreto de Dependencia en el que se está trabajando recoge un importante cambio en los tramos de edad que de llevarse a cabo dejará sin este recurso a las personas con discapacidad cognitiva o intelectual mayores de 18 años. “Según el borrador, a partir de los 18 años si la persona con dependencia no tiene capacidad de comprensión y autogobierno, pierde la posibilidad de beneficiarse de la figura del Asistente Personal, lo que no tiene ningún sentido, además de ser discriminatorio. Por ello, instaremos a Igualdad a rectificar este punto”. 

Más información sobre la figura: Asistente Personal.